III Jornadas

Conclusiones

CONCLUSIONES DE LAS III JORNADAS DE TRABAJO SOCIAL SANITARIO EN CASTILLA Y LEON.

El día 6 de Noviembre, casi dos centenares de Trabajadoras /es Sociales se reunieron en las III Jornadas de Trabajo Social Sanitario de Castilla y León. Bajo el lema Impacto de la enfermedad en el paciente y su familia. Intervención del Trabajador Social. Estas III Jornadas, se abrieron además de al colectivo de  trabajo social sanitario de sectores público y privado, a profesionales de trabajo social que intervienen en el proceso de la cronicidad, y además se ha contado con alumnos de la UVA.  Todos  ellos han compartido el interés, por  la intervención social con el paciente, familia  en situación de enfermedad crónica.

Las Jornadas celebradas en el Hospital Rio Hortega de Valladolid, fueron inauguradas por el Excmo Sr. Consejero de Sanidad, Dº Antonio María, Sáez Aguado, y se desarrollaron tres Conferencias entorno a paciente, familia y enfermedad crónica  y también se presentaron algunas experiencias de trabajo social sanitario en la Comunidad.

En el contexto actual de disminución de recursos, sanitarios y sociales se plantea un reto para la intervención del trabajador social sanitario, con los pacientes, la familia y el entorno, y desde la valoración integral por parte del trabajor social, que va más allá de identificar los factores sociales que rodean al enfermo y la familia, con un enfoque bio-psico-social,  dando protagonismo al paciente, y familia , reconociendo su capacidad de decisión, y responsabilidad de su auto-cuidado,  con sus vivencias, deseos, esperanzas e ilusiones.

Nos ha tocado vivir en una sociedad, compleja, tanto desde el punto de vista demográfico,(aumento de esperanza de vida, y disminución de la natalidad) como de movimientos, (migraciones interiores, del campo a la ciudad, entre provincias, comunidades Autónomas, incluso a nivel mundial) y los avances científicos, y sociales que nos ofrecen a una mayor esperanza de vida, lo que lleva implícito también vivir más años con enfermedades crónicas, y no siempre libres de discapacidad . Se da también con un cambio de estilos de vida, personal y familiar. La incorporación casi masiva de la mujer al mercado laboral, hace cambiar el estilo familiar, y los roles dentro de la misma. La familia actual, con menos miembros y más dispersos, no puede prestar el apoyo y la ayuda que prestaba en tiempo pasado.

Pero estos logros no han venido acompañados de más apoyo público, más desarrollo del sistema de bienestar, y ésto se hace más evidente, más visible cuando la enfermedad crónica se agudiza, o se manifiesta con discapacidad, dependencia y/o necesidad de mayores cuidados, a nivel sanitarios, lo que requiere una mayor oferta de servicios.

Aun en este contexto la familia sigue siendo el apoyo y soporte, al paciente, lo cual no impida que viva la enfermedad, como lo que es, una situación de crisis, de impacto, de cambio...y es ahí donde debemos estar presentes desde el trabajo social sanitario, para ayudar en re-definir los roles, a potenciar las capacidades, a apoyar con pequeños o grandes apoyos, a escuchar, acompañar, a fortalecer sus capacidades, pero también informar orientar, y defender sus derechos.

Tener en cuenta a la familia como cuidadora, reconocer, valorar, apoyar, escuchar y ser escuchada, como apoyo que es del paciente, y del sistema. Cuidando a la familia también cuidamos al paciente.

El reconocimiento de las Asociaciones de pacientes y familiares, como apoyo fundamental, tanto en la prestación de servicios, como el apoyo entre iguales, la necesidad de la solidaridad mutua.

LINEAS A DESARROLLAR.

  • - El trabajador social sanitario, en la intervención social con pacientes crónicos, aporta a la valoración integral, del paciente, una valoración-diagnóstico social de los factores psicosociales del paciente, familia y entorno, así como las vivencias y cambios que esta nueva situación, desencadena, y el tratamiento social de las diferentes situaciones que emergen y/o interfieren con la enfermedad crónica.
  • -El trabajador social sanitario, por su formación especifica en ello, es uno de los profesionales más adecuados competencialmente para la coordinación socios sanitaria, por encontrarse dentro del sistema sanitario, para   conocer y valorar o estar en condiciones de hacerlo, la situación integral, global del paciente dentro de los EAP, y conocer el entorno, los recursos sociales, así como los procedimientos, la dinámica del Sistema Sanitario, del Sistema de Servicios Sociales y de otros sistemas que colateralmente pueden ser actores (Trabajo, Justicia..).
  • - La intervención social con pacientes crónicos, no puede centrarse sólo en los niveles asistenciales, se deben desarrollar más actividades de Prevención, Educación para la salud, Promoción e Intervención comunitaria, en coordinación con Salud Publica.
  • - Las Historias clínicas, electrónicas, deben contener de forma uniforme las valoraciones –diagnósticos sociales, y los documentos de los procesos de intervención, a la vez que puedan ser compartidas en los diferentes niveles asistenciales, MEDORA- JIMENA Y GACELA, con las garantías de continuidad asistencial, coordinación entre niveles y sociales, así como confidencialidad y secreto profesional.
  • - El trabajo en Equipo como realidad y necesidad , y para el cual es necesario una formación de todos los integrantes, a fin de que se pueda partir una misma metodología, terminología, objetivos , en línea de paridad.
  • - Es una necesidad del trabajo sociales sanitario, escribir, publicar y difundir, nuestro trabajo, y experiencias.
  • - El abordaje integral, donde se contemple de forma interdisciplinar los aspectos biológicos, sociales y psicológicos, sigue siendo la asignatura pendiente en la práctica cotidiana de la atención a la persona con enfermedad crónica.
  • -Por otro lado la especificidad y contenido del Trabajo Social Sanitario requiere ya sin demora una especialización o Formación postgrado que garantice a profesionales que se incorporan al campo sanitario la Formación y destrezas necesarias para su desarrollo laboral.

La estrategia para pacientes crónicos priorizará la atención en el domicilio

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, avanzó hoy en Valladolid que el desarrollo de la nueva estrategia de los pacientes crónicos experimentará un cambio al priorizar la atención en el domicilio, lo que obligará a que los trabajadores sociales que trabajan en el Sistema Regional de Salud (Sacyl) tengan un mayor protagonismo ya que deberán realizar una valoración de la situación familiar.

 

Sáez Aguado abogó, minutos antes de inaugurar las III Jornadas de Trabajo Social Sanitario en Castilla y León, por que la atención al paciente crónico -que suelen ser un anciano, dependiente, pluripatológico, con discapacidad y con un cuidador de avanzada edad- sea abordada, de forma complementaria, entre los servicios sanitarios y sociales.

Mencionó las unidades de convalecencia con información compartida en Atención Primaria pero también con el trabajo coordinado con las asociaciones de familiares porque destacó su papel activo en el cuidado de la persona dependiente. “Un paciente activo, que conoce mejor su enfermedad, reduce en un 20 por ciento la utilización de los servicios médicos”, precisó el consejero.

Recordó que el cuidado de los enfermos crónicos reposa en los trabajadores sanitarios e hizo hincapié en la necesidad de que los profesionales de enfermería “reorienten” parte de su labor para atender a ese paciente en su domicilio, siempre y cuando sea posible. De ahí, la utilización de las nuevas tecnologías para la consulta de datos del historia del usuario.

El consejero de Sanidad destacó la función del trabajador social que aporta una “perspectiva distinta”, con la valoración social y familiar en una atención integral. Afirmó que el abordaje del enfermo crónico no debe limitarse a los aspectos médicos y de enfermería. En el mismo sentido habló la presidenta de la Asociación de Trabajo Social y Salud en Castilla y León, María Teresa Torres, al apuntar la necesidad de hacer visible la labor de estos 180 profesionales en Sacyl. Al igual que el consejero, consideró necesario trabajar con el paciente crónico pero también con su entorno, donde la familia juega un papel fundamental.

Torres recordó la intervención de la psicóloga Agustina Hervás en las jornadas que afirmó que la enfermedad crónica supone una crisis y, por tanto, una reordenación de los roles y las expectativas. Y todo ello en una sociedad cambiante, envejecida donde la familia está dispersa. “Hay que conjugar todo para buscar el bienestar del paciente”, manifestó. 

 
 

INAGURACION

CLAUSURA

III JORNADAS DE TRABAJO SOCIAL SANITARIO DE CASTILLA Y LEÓN

Ingles